Todo lo que debes saber de una reforma de baño completa
¡Valora este post!

El baño es uno de los espacios del hogar al que solemos prestar mayor cuidado y en el que depositamos un mayor interés, ya que siempre se busca disfrutar de un diseño y un acondicionamiento lo más agradables posible. No en vano, es uno de los espacios de la casa que más se utiliza. Por eso, antes de llevar una reforma de baño es conveniente analizar las necesidades personales y la estética que pretendemos conseguir, para crear un ambiente cómodo, bonito y funcional. Sabemos que hay muchos aspectos a tener en cuenta antes de ponerse manos a la obra, así que te traemos este artículo para ayudarte.

¿Han cambiado tus necesidades personales?

Aproximadamente y de forma general, el cuarto de baño se reforma cada diez años. Este es el motivo principal por el que conviene, antes de nada, analizar las necesidades personales, ya que es muy posible que éstas hayan cambiado con el paso del tiempo. Esto es importante, porque en función de nuestra situación actual, vamos a necesitar unas cosas u otras, es decir, que las necesidades personales van a condicionar la toma de decisiones en gran medida, por ejemplo, si es hora de prescindir del bidé, cuánto almacenamiento necesito, etc.

A esto debemos añadir el hecho de que estos espacios se han convertido en algo más que para el aseo diario, son pequeños oasis de bienestar. Así que un cambio de concepción de estos espacios supone variaciones importantes en temas de distribución y equipamiento, y más aún tratándose de aseos pequeños. En este sentido, actualmente se apuesta por crear áreas bien delimitadas, perfecto para baños compartidos o integrados en el dormitorio.

¿Qué debes tener en cuenta al hacer una reforma de baño?

A parte de estos dos conceptos principales, hay una serie de cosas que debemos tener en cuenta antes de realizar la reforma de baño. Te las contamos:

Un baño al servicio del relax

Como decíamos, el cuarto de baño se ha convertido en algo más que en un espacio para asearse, es un oasis de relajación, paz y bienestar dónde reponer energías después de un día duro en el trabajo o una reunión intensa con la familia.

En este sentido, hay muchos aspectos que juegan un papel importante, como la iluminación, los materiales utilizados o los tipos de duchas. Nosotros te recomendamos instalar columnas y bañeras de hidromasaje, que te van a permitir disfrutar de los beneficios de la hidroterapia en casa. Las columnas son muy sencillas de instalar y son idóneas para la espalda.

Huye de las bajantes

La reforma será más rápida y económica si prescindimos de modificar las bajantes que ya existen. Esto es factible si no tienes pensado cambiar la distribución de los componentes, pero si buscas una redistribución, es algo complicado de evitar. Asimismo, respecto a las tuberías, hay algo en lo que en rara ocasión pensamos, y es el ruido que generan. Por eso, aislarlas acústicamente te puede ayudar a solucionar este tema.

Un ‘must have’ en baños pequeños

Cuando dispones de poco espacio, debes economizarlo y sacarle el máximo partido. En estos casos, las piezas versátiles son un obligado, como las que reúnen en un mismo elemento lavamanos, bajolavabo con almacenamiento y toallero. Ahora, los muebles volados y abiertos marcan tendencia.

Un pequeño beneficio para el planeta

Un punto beneficioso, no solo para ti, sino también para el planeta, son las soluciones que cuidan el medio ambiente. Aplicado al baño, hay muchas cosas que podemos hacer a este respecto, por ejemplo, elegir materiales sostenibles o reciclados, o instalar griferías adaptadas para ello. Los grifos monomando con limitador de caudal, o los mezcladores que se abren siempre en agua fría, son una gran solución para contribuir al ahorro de agua y, encima, no suponen una pérdida de confort para el usuario.

Una buena iluminación

Es vital para que el baño sea cómodo y funcional tener la iluminación correcta para cada zona. A la hora de hacer la reforma de baño te aconsejamos que intentes sacarle el máximo partido a la luz natural, ya que siempre viene bien, no solo para el diseño, sino también para la factura de la luz. En caso de que no sea suficiente, lo mejor es partir de una iluminación general a base de focos LED integrados. Y después, refuerza ciertas zonas con luz puntual, por ejemplo, en el tocador, ya que es vital verse bien para afeitarse o maquillarse cómodamente.

Ver y tocar te puede ayudar

Cuando no estás seguro de qué material escoger, de las calidades o de si dos materiales combinan entre sí, lo mejor es verlo físicamente, tocar los productos. Muchas veces nos cuesta ver estas cosas en un catálogo, por que no se observan bien los detalles o, simplemente, porque no nos los imaginamos. Si se da el caso, busca los materiales en físico, tócalos, obsérvalos detenidamente, junta uno con otro… en resumen, juega con ellos. Te evitará muchas decepciones.

No te olvides de la calefacción

Un punto clave en el diseño de un baño es la temperatura, la calidez, ya que es muy incómodo ducharse o asearse de buena mañana en un ambiente frío. Por eso, cuando diseñemos la reforma, debemos plantearnos qué tipo de calefacción queremos, porque, si queremos, por ejemplo, suelo radiante, deberemos colocarlo antes de poner el suelo. También dispones de otras opciones, como los radiadores-toalleros, que han evolucionado a unos diseños increíblemente decorativos, y con los que dispondrás siempre de toallas calentitas.

Un diseño cuidado

Para conseguir el estilo con el que soñamos, independientemente de cual sea, debemos prestar especial atención a los elementos básicos, es decir, a la elección de materiales, al mobiliario, las tonalidades de colores, la iluminación, y demás elementos. Y si dudas de por dónde empezar, con colores blancos y tonos neutros no puedes fallar.

Es importante que pienses en estos consejos cuando te plantees hacer una reforma de baño, ya que es un proceso que puede ser muy costoso en temas económicos y de tiempo si no se planea con cuidado y paciencia.